5 señales para saber si es hora de cambiar tu ducha

Uno de los momentos más placenteros del día está enfocado en tomar una ducha, es relajante, agradable e indispensable. Como juega un papel primordial en nuestro baño, es importante saber cuándo es momento de cambiarla, para que esa rutina diario se convierta en el mejor hábito. Queremos darte 5 señales para tengas en cuenta y sepas cuándo es momento de un reemplazo.

Señal #1: Fallas Eléctricas.

Una de las señales más importantes para saber si es momento de cambiar tu ducha, es ve si causa fallas eléctricas. Por ejemplo, si la luz se baja, si huele un poco ahumado cuando te estás duchando, si los cables están pelados o si se salta el taco mientras te estás bañando.

Señal #2: Caliente al Extremo.

Si el agua que sale de tu ducha es demasiado caliente, es señal que algo está mal. Puede haber un corto interno y eso no solo hará que el agua salga hirviendo si no que puede causar daños más graves, recuerda que el agua y la electricidad no son el mejor par.

Señal #3: Chorros Deformes.

Si los chorros de tu ducha salen en menor cantidad de lo habitual, o si no todos los orificios de tu ducha expulsan agua, el tiempo hábil de tu ducha está llegando a su fin. Primero analiza si le has hecho la limpieza necesaria, y si aún persiste el problema te recomendamos buscar una ducha nueva.

Señal #4: Consumo Alto de Agua o Energía.

Como todo, las duchas también pasan de moda, y en el mercado ya encuentras muchas con tecnologías ahorradoras, no solo en el consumo de agua, también en el consumo de energía. Si tu ducha lleva varios años contigo, puede ser tiempo de reemplazarla por una amigable con el medio ambiente y con tus gastos.

Señal #5: Dudosa Calidad.

Si vas a usar una ducha eléctrica es importante que seas responsable con el lugar y la marca que adquieres. Te recomendamos comprar el establecimientos donde te asesoren correctamente en qué producto es el indicado para tu hogar, cómo se debe instalar. Donde te ofrezcan repuestos originales, materiales de calidad, tecnologías amigables con el ambiente y diseños modernos.

Sigue estas señales de alerta, cámbiala cuando veas que una o más de estas te ocurran y lograrás que tu ducha sea tu mejor amiga para una rutina de baño cómoda, segura y consciente con el medio ambiente.

¿encontraste este artículo útil? ¡Compártelo!

Aprende a entender la lista de tu maestro de obra

Emboquillar juntas, bulto de masilla, resanar, cuñete de pintura… Para que no quedes en las nubes cuando tu maestro de obra te explique lo que va a hacer y lo que va a necesitar, acá te ayudamos a entender la lista de actividades y lo que te va a pedir.

Cuñete de pintura: Es un tarro o caneca para almacenar 5 galones de pintura. 

Masilla: Material en polvo tipo cemento que mezclado con agua forma una masilla. Esta masilla se utiliza para el revestimiento de pisos y techos.

Revestimiento: Es una capa o cubierta que se instala en pisos y paredes para protegerlos o decorarlos. Usualmente son en cerámica y vienen en diferentes formatos, motivos y tonos, ideales para decorar los ambientes de casa. Hay que tener en cuenta que los revestimientos de pisos pueden instalarse en las paredes, pero no al contrario. 

Pegantes para revestimiento: Adhesivos especiales para la instalación de revestimientos en pisos y paredes.

Lee también El checklist de un buen maestro de obra

Decorados: Piezas decorativas en cerámica con motivos y tonos diversos, especiales para adornar las paredes de la casa. Pueden venir en bases decoradas, listones y mosaicos.

Fachaletas: Son piezas cerámicas que imitan elementos de la naturaleza como la piedra o la madera, entre otros. Se pueden instalar en todos los espacios de la casa, incluso en las fachadas, y son ideales para personalizar los ambientes.

Palustre: Herramienta manual en forma de plancha, con mango de madera. Se usa para aplicar el cemento entre ladrillos y retirar los sobrantes, de manera que no haya contacto con la piel. 

Nivel: Es un instrumento de medición que indica cuando una superficie está realmente en posición horizontal o vertical. Su diseño es un tubo largo ligeramente curvo y lleno de líquido, con una sola burbuja de aire.

Sellador de juntas: Es un producto líquido transparente que protege y mantiene las juntas, evitando que se ensucien y su color se deteriore. Se aplica algunos días después de emboquillar y las juntas deben estar limpias y secas antes de utilizar el producto.

Anticorrosivo: Es material que sirve para proteger una superficie (generalmente metálica) de un proceso de degradación que se llama justamente corrosión. 

Emboquillar: Se refiere a la técnica de llenar las juntas o uniones entre baldosas o piezas cerámicas y se emplea en pisos y paredes. La boquilla o pasta se aplica al final de la instalación.

Resanar: Se refiere a restaurar o reparar huecos en la pared. Esto se hace rellenando con yeso o cemento, dejando la superficie otra vez lisa y lista para pintar.

Estucar: Cubrir una superficie con estuco, que es una pasta fina compuesta de cal, yeso, cemento, entre otros elementos. El estuco se aplica en pisos y paredes para darles un mejor acabado. También se puede pulir o moldear para crear efectos decorativos. Lee también Cómo quitar una puntilla y estucar la pared

Impermeabilizar: Durante las temporadas de lluvias, la impermeabilización evita las filtraciones de agua y las humedades en la casa. Se aplica un producto especial que sella y protege las superficies de la humedad, los hongos y las bacterias.

Enchapar: Pegar el revestimiento bien sea en piso o en pared. 

Nivelar: Allanar o igualar el piso cuando se generan desniveles como consecuencia de la demolición.

Lee y analiza bien este listado, de manera que puedas entender bien a tu maestro de obra cuando hables de remodelación y obras en casa.

¿encontraste este artículo útil? ¡Compártelo!