El checklist de un buen maestro de obra

Alexis Carolina Sepulveda Marquez / 20 Junio 2019

Cuando vayas a remodelar los espacios de tu casa, es necesario contar con un maestro de obra experto, responsable y de tu entera confianza. Él se convertirá en tu mano derecha a lo largo del proceso. Pero ¿cuáles son las características que debes tener en cuenta a la hora de escoger al maestro de obra? Acá te damos algunas recomendaciones.

-Organización y liderazgo

Las obras o remodelaciones son procesos más o menos complejos, dependiendo de lo que se espere. Sin embargo, la planeación y la organización de los equipos de trabajo garantizan que se cumplan los objetivos (tiempos, presupuesto, calidad de la obra, entre otros). Por esto el maestro debe ser una persona organizada, capaz de hacer una planeación sencilla del proyecto, tener muy claros los tiempos y el presupuesto con que se cuenta. Así como, considerar imprevistos, proponer materiales y técnicas, preparar los espacios de trabajo, pensar en el acceso y el almacenamiento de los materiales, entre muchas otras actividades.

Como el maestro es la persona al frente de la obra, tienes que asegurarte que va a dirigir y supervisar de la mejor manera a las personas que tiene bajo su cargo: deberá organizarlas y asignar las tareas correspondientes, así como controlar, supervisar los trabajos y la calidad. Lee también 6 trucos para remodelar una habitación 

-Que genere confianza

Confiar en el maestro de obra con el que trabajas es fundamental para que la obra no se te vuelva un dolor de cabeza. Si en el camino ves que el maestro te aísla, no acepta críticas, no tiene en cuenta tus opiniones, es mentiroso o descortés, debes enfrentarlo o, en el peor de los casos, buscar otro maestro antes de que las cosas empeoren. La química entre el dueño de casa y el maestro, es clave para que el trabajo fluya y sea un proceso gratificante entre ambas partes.

-Responsabilidad y cumplimiento

La responsabilidad garantiza el cumplimiento de los compromisos que se han adquirido y con ello, el éxito de la obra. El maestro debe cumplir horarios, programar los días de trabajo teniendo en cuenta que en la mayoría de las casas no se puede trabajar durante los fines de semana, ser claro respecto a lo que es o no capaz de hacer, comprometerse con tiempos reales, ejecutar las actividades a las que se comprometió, entre otros aspectos. Esto te dará mayor seguridad frente a su trabajo. Obviamente, debes considerar que siempre se presentan imprevistos en las obras y remodelaciones, por lo cual debes ser flexible con los tiempos y estimar unos 3 o 4 días adicionales para que el maestro entregue la obra.  

-Experiencia

El maestro de obra deber ser alguien con experiencia. Es mejor no improvisar. La experiencia garantiza el conocimiento y la habilidad. Un experto te dará confianza y tranquilidad. Es importante, si es la primera vez que trabajas con una persona, pedir un par de recomendaciones acerca de su trabajo y sus cualidades personales. Esto te dará una idea de con quién vas a trabajar. Tienes que considerar que un maestro experimentado te cobrará un poco más, pero irás a la fija. Lee también 4 consejos para mantener tu cocina impecable 

Un buen maestro sabe que una obra mal hecha puede traer muchos problemas. Está en la capacidad de, por ejemplo a la hora de instalar un piso, verificar pegantes o adhesivos adecuados, cerciorarse de posibles fugas, preparar las paredes antes de pintar. Revisa si hay moho, humedad, grasa o desprendimientos de pintura vieja, entre otros, de manera que la pintura se adhiera bien y dure más tiempo. 

-Que optimice los materiales

Un maestro experto debe tomar muy bien las medidas del espacio que se va a remodelar y calcular qué materiales y qué cantidades se van a necesitar. Debe tener experiencia en el corte de las baldosas, por ejemplo, de manera que el desperdicio de productos y materiales sea menor. También es importante que conozca sobre los diferentes tipos de pinturas (si es para interiores o exteriores, lavables, impermeabilizantes, bajo olor, entre otras). Así como de los pegantes para diferentes usos, como Pegacor®, con mínimas emisiones de polvo en su preparación y manipulación. Esto te garantizará una buena optimización de materiales y un buen control de gastos. Lee también 

Hacer una obra o una remodelación es un proceso complejo, que exige tiempo, dinero y mucha energía. Contar con un buen maestro de obra es fundamental para que esta experiencia no sea una pesadilla. Aclara muy bien con él qué es lo que quieres hacer, los tiempos y el presupuesto, así como lo que esperas de él. Ahora sí, manos a la obra.

¿encontraste este artículo útil? ¡Compártelo!