10 situaciones donde ves que tu casa “te la está montando” y tienes que remodelar ya

Camila Hadad / 28 agosto 2020

Estás en tu casa trabajando, tomando una pausa para ti, jugando con tus hijos o con tu mascota y empiezas a oír un ruido que no logras entender de dónde viene, pero empieza a rondar tu cabeza y no parece irse. Vas a hacer ejercicio, a ver una serie y el ruido sigue ahí, cada vez más intenso e insoportable. Después de mucho investigar ves que el ruido venía del goteo incesante de tu grifería combinado con el de la fuga que tiene tu sanitario; hay que acabar con eso urgente.

Decides volver tu pasillo una pista para hacer rutinas de cardio o simplemente vas caminando sin zapatos, te tropiezas y lastimas tu tobillo o tus dedos del pie; no entiendes cómo pasó. Te devuelves para ver qué causó la caída y te das cuenta de que una lámina de tu piso está levantada y va a ser tu dolor de cabeza cada vez que pases por ahí. Hay que solucionar eso ya.

Como estas, hay muchas situaciones en donde tu casa puede enloquecerte, podríamos decir que hasta llegas a pensar que te la está montando y no sabes porqué. Para decirle adiós a tu casa montadora hay una solución clara y que acaba con el problema de raíz: Remodelar. Si todavía no estás seguro de tener una casa montadora y quieres confirmar tus sospechas, aquí te contamos 10 situaciones para que estés seguro y remodeles:

1. Tus paredes parecen un mapamundi

“Aquí estoy y no me voy a ir, hagas lo que hagas, aquí seguiré”; eso es lo que muy silenciosamente te dice esa mancha o humedad que cada día crece más y se apodera de, no solo una, si no dos o tres de tus paredes. Así las cubras con algunos cuadros y hasta trates de hacer una pequeña reparación para minimizar el daño, este tipo de manchas parecen inmortales. Paredes así, son parte de la forma en la que tu casa te la monta y por eso es momento de repararlas a fondo, instalar un revestimiento cerámico o pintarlas y transformarlas completamente es la solución.

2. Tienes ruidos que hacen que tu cocina parezca estar embrujada

Abres una puerta o un cajón y sale un sonido tan agudo e incómodo que logra estremecer hasta el más valiente de tu casa. Tratas de cerrar lo que abriste sin causar más estruendo y terminas con la puerta en tus manos y el cajón descarrilado. Tienes una cocina inmanejable. Cambiarla de cero hará que te despidas de esos malos ratos, y esta vez es recomendable que elijas una cocina que cuente con materiales resistentes, durables y cajones y puertas con cierre lento.

3. Tu mascota dejó de jugar contigo sin razón

Jugar con tu mejor amigo es una de las formas para desconectarte de la rutina del día que disfrutas hacer. Pero últimamente, tu mascota prefiere quedarse limpiando sus patas que jugar contigo ¿Qué pasó? El desgaste de esas baldosas despicadas o partidas que tienes dentro de tu casa hacen que sus patas se llenen de pequeños restos y está empezando a incomodarle hasta pasar por ahí. O ese piso de vinilo desgastado y embombado que está listo para hacerte zancadilla cada que pases por ahí. Para este tipo de casas montadoras hay un remedio claro, un piso cerámico resistente a golpes, rayones, humedad y hasta desgaste ¡Que tu piso sea tu aliado no tu tortura!

También te puede interesar: Un hogar viejo, una remodelación posible: comprar para remodelar.

4. El recibo del agua te da solo dolores de cabeza

La economía del hogar es una de las cosas que más protegemos para vivir tranquilos. Pero últimamente la llegada del recibo del agua ha causado preocupación; las cifras dentro del mismo han subido y aunque el consumo ha aumentado, no es para tanto. Si ese es tu caso, puedes estar afrontando una situación donde tu baño te la está montando. Para que esto deje ser un tormento y puedas disfrutar tranquilamente de tu baño siendo siempre responsable, existen duchas, griferías y sanitarios ahorradores de agua, con las que puedes decir adiós al alto consumo y a las cifras incómodas en tu recibo.

5. Coleccionas tapetes para tapar las manchas en tu piso

Cuando queremos ver los espacios diferentes, es normal que optemos por mover muebles y objetivos decorativos de un lado a otro.. Esto es algo que has intentado hacer, pero cada vez que mueves algo te das cuenta que hay manchas que ni los trucos de limpieza más efectivos quitan, así que escoges algunos tapetes para taparlas y poder mover tus muebles. Sin darte cuenta tu sala y tu comedor están tapizados por un collage de ellos… no es el mejor truco para decorar. Esta es otra oportunidad para cambiar tu piso por uno que sea resistente a las manchas y que te haga despedirte de la colección de tapetes que no quieres ni quisiste tener.

6. Tu baño parece como si hubiera pasado un tornado por ahí

El afán del día a día puede llegar a ocuparte tanto la cabeza que el único momento que realmente tienes para ti se vuelve rápido y efímero. Entras, te bañas, te lavas tus manos y dientes y vuelves y sales corriendo para seguir con el día. Cuando vuelves a entrar ves como la toalla, el cepillo, tu pijama, tus cremas, en fin, todo está tirado, incluso encima de la tapa de tu sanitario. ¡Un completo desastre! Tratas de ordenar, pero siempre se ve un poco de caos. Maximiza el almacenamiento de tu baño, no dejes que te la monte. Cambia ya ese lavamanos suspendido o de pedestal por un mueble de baño con lavamanos ¡Más diseño y más espacio para ti!

7. Tu piso amanece con un camino de pequeñas manchas

Después de una muy buena noche de descanso lo último que quieres es levantarte, ver tu piso y darte cuenta que hay un camino de manchas blancas que no tiene un destino ni te llevan a ningún lado en específico; después de mucho buscar te das cuenta que son pedazos de la pintura de tu techo que se está cayendo noche tras noche. Ese techo resquebrajado cada día empeora más y por más que limpias, tu casa vive llena de estas manchas. El único destino al que este camino te lleva es remodelar, ya es hora de darle una nueva cara hasta a esas partes de tu casa.

8. Tienes un montador silencioso en tus espacios

Como habrás podido ver, tu casa puede montártela de diferentes maneras, unas más evidentes que otras. En este caso, queremos contarte de una específica que a veces no ves, ni sientes tanto pero que es muy importante. Hay momentos donde las juntas de tus pisos y paredes o los sellos en tu ducha y lavaplatos tienen algunos pequeños puntos verdes; o ves que por más que limpies tus griferías y sanitarios sigue habiendo algo de mugre que no solía quedarse ahí. Pues esto es obra del montador más silencioso de tu hogar: Las bacterias. Cuando menos te das cuenta, se han apoderado de gran parte de tus espacios dejando rastros que no son tan fáciles de quitar. Para que dejes de preocuparte y tengas espacios mucho más libres de bacterias existen productos cerámicos, epóxicos y hasta con tecnologías de fácil limpieza que harán que puedas decirle adiós al montador silencioso y vivas tranquilamente sin él dentro de tu hogar.

9. Tu casa te la monta pero vives en arriendo

Hay momentos en donde identificas que tu casa está montándotela; las griferías que tienes pelean contigo para abrirse, tu sanitario canta con sonidos muy agudos y su asiento baila, ves manchas que se agrandan sin razón en algunas partes y quisieras poder cambiar esto porque te gusta donde estás pero tu casa es arrendada ¡Eso no es un problema! Habla con tu arrendatario, cuéntale la situación y seguro podrán llegar a un acuerdo para que tu casa te la deje de montar y sigas viviendo en ella por mucho tiempo más. Tu casa es tu espacio, tu lugar feliz y deberías estar siempre orgulloso de ella, sea propia o arrendada. Es válido poder decir “borrón y cuenta nueva” o mejor “remodelación y espacios nuevos”.

10. Todas las anteriores, pero dejas la remodelación para “otro día”

Si mientras leías cada una de las situaciones en la gran mayoría, o en todas, pensaste: “esto me pasa a mí” o “así es mi casa”, tienes la prueba más infalible de que tu casa es 100% montadora y que además de serlo, tú le has permitido que se quede así por mucho más tiempo del necesario: Tu casa montadora diez puntos, y ¿tú? cero. Postergar la remodelación es como tapar esa humedad con un cuadro o ese rayón en el piso con un tapete, sirve por un momento pero, al final, nunca va a mejorar ni a verse del todo bien. No esperes más y renueva tus espacios, dales un nuevo aire, cambia sus colores, remodélalos todos y di: ¡No más a mi casa montadora!

Un consejo final ¡No te desesperes! Pueden ocurrir unos cuantos imprevistos y demoras en el cronograma de tu remodelación pero en esos momentos piensa en el resultado final y visualiza tu remodelación terminada, lograrás mantener la calma y seguir disfrutando de esta gran experiencia. Gozarte tu remodelación es la mejor parte de todo, sin ninguna duda.

Como ves, hay todo tipo de casas montadoras, unas más notorias que otras, pero todas igualmente intolerables. Pero, así como es probable que vivas en una, también existe un arma infalible para combatirlas y acabar con ellas: la remodelación de tu hogar. Transforma tus espacios, llénalos de vida y ámalos nuevamente, te aseguramos que si lo haces quedarás con una sensación de satisfacción tan grande que será una de las mejores decisiones que habrás tomado en tu vida. ¡Te mereces el hogar de tus sueños!

¿Te pareció útil este artículo?
¡Compártelo!