Vive una dulce noche de Halloween

Vajillas / 27 octubre 2018

La Noche de las Brujas, más conocida como Halloween, es por excelencia la fiesta de los niños. Dulces, disfraces, risas y diversión con hermanos, primos y amigos es lo que caracteriza esta fecha. Aprovecha y haz con tus hijos tu propia celebración.
Octubre es sin duda el mes de los niños. Todos empiezan a pensar en los disfraces que van a hacer, qué personajes van a imitar o qué idea van a crear. Es una gran oportunidad para planear una reunión con tus hijos y divertirse un buen rato preparando tus propios dulces.

Un buen plato de arañas

Aterradoras, pero al mismo tiempo divertidas, las arañas son grandes clásicos de Halloween. Puedes hacerlas muy fácilmente con galletas tipo sándwich y palitos de pretzel o sal.

  1. Corta los palitos en dos y abre con cuidado las galletas.
  2. Fija en la crema de las galletas los palitos, de manera que imiten las paticas. Cierra con la otra tapa de la galleta.
  3. Dispón las “arañas” en un lindo plato con algún motivo alegre y colores que combinen con los dulces.
  4. Decora cada araña con dos dulces pequeños de colores a modo de ojos.

Divertidos vampiros

Los vampiros son personajes habituales de la Noche de Brujas. Temidos, pero también divertidos, puedes hacerlos muy fácilmente. Necesitarás unas rosquillas o donas cubiertas de chocolate y unos dientes de plástico (que puedes conseguir en alguna tienda de disfraces).

  1. Acomoda las donas en otro plato, ojalá de la misma colección que usaste para las arañas.
  2. En el agujero del centro coloca con cuidado un par de dientes, de manera que quede la boca del vampiro. Si notas que se abren mucho y rompen la masa de la dona, corta los dientes de forma que queden las mandíbulas independientes y no ejerzan presión.

Fantasmas y misterio

Los fantasmas son sin duda alguna los personajes más misteriosos y enigmáticos del “más allá”. Juega con estas fascinantes apariciones. Puedes desarrollar varias ideas muy creativas y fáciles de implementar. Para la primera necesitarás solo unos palitos de madera largos, malvaviscos (marshmallows) blancos y pequeños dulces de colores.

  1. En cada uno de los palos inserta dos malvaviscos, de manera que uno reproduzca el cuerpo y el otro la cabeza del fantasma.
  2. A la cabeza insertarle un par de dulces que sirvan de ojos.
  3. Instala todos los palos en un mug de la misma colección de los platos.

Una segunda opción para hacer fantasmas es utilizar colombinas redondas y servilletas de papel o papel blanco. Utiliza cuadrados de más o menos 15cm. Por otro lado, ten a la mano cortadas pequeñas cintas de color o tiritas de cabuya de unos 10cm.

  1. Envuelve las “cabezas” de las colombinas con los cuadrados de papel o de servilletas, de manera que sirvan como “vestido”.
  2. Amarra en el borde con las cintas.
  3. Completa el fantasma pegándole unos ojitos (los puedes encontrar en las tiendas de disfraces).
  4. Ubica los palos en otro mug de la vajilla que escogiste para la decoración.

Una tercera idea es hacer los fantasmas sencillamente con palomitas de maíz envueltos en bolsitas transparentes.

  1. Haz una buena cantidad de palomitas de maíz y llena las bolsitas. Ten a mano unos palitos delgados de madera.
  2. Llena las bolsas con una buena cantidad de palomitas y coloca parado en la mitad uno de los palitos de madera.
  3. Amarra la bolsa alrededor del palito con una tirita de tela o cabuya.
  4. Finaliza dibujando una carita sonriente con marcador negro.

Escobas voladoras

La escoba mágica es una de las características de las brujas de todos los tiempos. En ella vuelan y recorren los cielos estos divertidos personajes. Llévalas a la fiesta de Halloween de una manera muy sencilla. Solo necesitarás palitos de pretzel o sal, cuadraditos de papel o bolsitas de celofán transparente, y lápices de colores.

  1. Parte en mitades los palitos de sal y colócalos en las bolsitas o en el papel celofán.
  2. En la mitad dispón un lápiz de color que haga las veces de mango de la escoba.
  3. Cierra con unas tiritas de color o cabuya.
  4. Coloca todas las escobas en un bowl de la misma vajilla.

A la hora de servir los dulces, piensa muy bien la decoración de la mesa. Que sea divertida y acorde con los dulces que hicieron. Una buena idea es poner un mantel en colores negro y naranja, que vaya a tono con la ocasión. Existen en el mercado algunos manteles en papel negro que imitan una telaraña. Te puede servir de base para poner calabazas, fantasmas, arañas, sombreros y escobas de bruja y otros motivos de Halloween. Todo estará listo para que monten la mesa con los diferentes dulces y meriendas que hicieron.

Y ahora sí a cantar “triqui triqui Halloween”.

productos que necesitas

¿encontraste este artículo útil? ¡Compártelo!

más inspiración