Diviértete con tu familia armando el árbol de Navidad

Alexis Carolina Sepulveda Marquez / 23 noviembre 2018

Uno de los grandes protagonistas de la época decembrina es el árbol de Navidad. Si tienes hijos pequeños, ármalo con ellos. Es un momento ideal para divertirte y compartir en familia. Acá te decimos cómo hacerlo.

Anticiparse al mes de diciembre planeando las diferentes actividades que harás con tu familia te ayudará a disfrutar en paz y tranquilidad esta época. Lo primero que tienes que tener en cuenta es el árbol de Navidad. Piensa muy bien el momento en que quieres armarlo. Si lo montas con un mes de anticipación, o si lo armas para que esté listo para el primer domingo de Adviento, o para el día de las velitas, entre otras opciones.

Una segunda consideración es el tipo de árbol. Un árbol de plástico es una buena opción pues lo puedes usar durante varios años consecutivos, renovando su decoración cada Navidad, sin impactar la naturaleza cortando ramas o árboles.

Lo otro que tienes que definir con tus hijos es dónde quieren ubicar el árbol.  La sala es generalmente un buen espacio, pues allí se reúne la familia a rezar la novena, a cantar villancicos y a abrir regalos en Nochebuena. Considera bien las medidas del árbol y del espacio en el que va a quedar ubicado de manera que la gente pueda circular sin problema, sobre todo los pequeños, sin enredarse con las ramas y sin que haya un percance.

Manos a la obra

Una vez que has sacado el árbol, pon un poco de música de Navidad para crear un ambiente mágico y especial para todos. Limpia bien la pata y las ramas del árbol, recuerda que ha estado guardado durante un año.

1.Instala con firmeza la pata del árbol. Si lo has guardado con cuidado, las ramas estarán ordenadas de manera que puedas ir montándolas de abajo hacia arriba de forma organizada. Presiona con cuidado las puntas de las ramas para que queden bien sujetas y estables.

2. Una vez que el árbol esté armado, puedes empezar a decorarlo. Infaltables las luces de Navidad, no importa la decoración que vayas a utilizar. Preferiblemente escógelas blancas para que el árbol brille y las luces no compitan con las bolas, las estrellas y demás accesorios, sino que por el contrario ayuden a resaltarlos; acomódalas  en espiral, cubriendo el árbol de manera que quede todo iluminado.

3. Si tienes un espíritu muy navideño, la decoración clásica le dará color y alegría al árbol. Escoge bolas rojas, son vivas y muy alegres. Puedes alternarlas con bolas en tonos dorados, lo cual le dará brillo y un toque de elegancia al árbol.

4. Puedes completar la decoración con velitas artificiales, llenando de solemnidad el espacio.

5. No olvides ocultar la pata con un poco de papel de seda de un color que te guste y que contraste con el árbol.

6. Cierra con broche de oro e instala la estrella de Belén en la punta.

Una vez montado el árbol, prende  las luces y las velitas y denle la bienvenida a esta temporada de paz y amor.

¿encontraste este artículo útil? ¡Compártelo!